Cuba, fiebre amarilla ayer, COVID19 hoy…Se repetirá la hazaña?

La naciente República en 1902 erradicó la fiebre amarilla que aún hoy, según la Organización Mundial de la Salud, afecta a 200 mil personas matando 30 mil de ellas cada año ¿Se logrará eso con la actual pandemia?

Por: Germán M. González. 

A finales del siglo XIX una pandemia azotaba a la humanidad. Originaria de África Subsahariana y traída a América con la trata de esclavos, la fiebre amarilla causaba millones de víctimas en Suramérica y el Caribe. Esta enfermedad viral representaba tanto un problema de salud como económico, digamos que su incidencia entorpecía la ejecución del Canal de Panamá, donde fallecía hasta el 10% de los trabajadores.

El Doctor Carlos Juan Finlay desarrolló la teoría de la trasmisión del virus por el mosquito del género Aedes desde 1981, pero los gobiernos españoles lo ignoraron. No fue hasta el término de la Guerra Hispano-cubana-estadounidense que el gobierno interventor (1898-1902) presidido por Leonard Wood comenzó los trabajos necesarios para higienizar el País y entre esas medidas estuvo la formación de la Walter Reed Commission en 1900. Wood solicitó se comprobara la teoría del médico cubano y el médico estadounidense W.C. Gorgas la implementó con tal éxito que luego la llevó a la construcción del Canal de Panamá, posibilitando así la terminación de éste.

El científico cubano obtuvo grandes reconocimientos contrario a la propaganda oficialista, Walter Reed lo citaba frecuentemente en sus escritos; fue jefe de la oficina de salud del Gobierno Interventor, secretario (Ministro) de Salubridad en la recién estrenada República de 1902 hasta 1909; condecorado con la Legión de Honor de Francia; su busto se encuentra en la Zona del Canal que ayudó a ejecutar; el Día de Médico latinoamericano se celebra el 3 de Diciembre en su honor; existe un Premio de la UNESCO con su nombre; infinidad de calles, instalaciones médicas, monumentos, museos etc. lo honran. Con motivo de su 180º aniversario Google le dedicó un Doodles de Google.

Pero no se le puede rendir mayor honor que recordar que en sólo ¡Siete meses! se erradicó un pandemia en Cuba que hoy padecen 200 mil personas matando 30 mil anuales en otros lugares del mundo, todo gracias a la genialidad del científico y a la atención que a los problemas de salud brindaron primero el Gobierno Interventor estadounidense y luego la naciente República.

La nota discordante la dio el partido&gobierno cubano al retirar desde 1959 hasta 1981  la Orden Carlos Juan Finlay instituida durante la República, como parte de su perenne intento por borrar o tergiversar la Historia de Cuba y demonizar a Estados Unidos.

Y ahora el COVID19…

Desde finales del pasado año se desató la epidemia en China, no es posible saber exactamente cuándo por el secretismo que caracteriza este tipo de régimen. Recordar que el mundo se enteró de la catástrofe nuclear de Chernóbil cuando la radioactividad se extendió por toda Europa; en Cuba no se admitió la existencia del SIDA hasta que el número de infectados lo hizo inocultable. Y nunca se sabrá cuántas muertes costó a la humanidad el ocultamiento por el partido&gobierno chino del surgimiento del COVID19, el aviso dos semanas antes hubiera sido decisivo, para el pueblo chino y el resto del mundo.

Actualmente el epicentro de la pandemia se ha trasladado a Europa, sobre todo Italia y España que muestran la mayor cifra de contagiados y fallecidos. En América Estados Unidos es el de mayor número en ambos casos, seguido por Brasil y en mayor o menor medida casi todos los países en nuestra región y el resto del mundo se encuentran afectados.

En Cuba, cuando se escriben estas líneas, el partido&gobierno admite la existencia de 16enfermos y un fallecimiento, todos procedentes del exterior; se informa además el internamiento para diagnosticar de más de 300 sospechosos, y se afirma que no existe trasmisión interna, es decir, se infiere que tanto enfermos como sospechosos han contraído o pudieron contraer la enfermedad en otros países. Pero la información brindada genera varias dudas.

La prevención se centra sobre todo en la vigilancia sanitaria en los aeropuertos, pero la enfermedad es hasta dos semanas asintomática ¿Cuán efectiva será esa vigilancia? la mayoría de los potenciales viajeros enfermos no mostrarán síntomas por elemental lógica aritmética. El seguimiento a los recién llegados no impedirá, por efectiva que sea, que trasmitan la enfermedad hasta la detección y aislamiento del enfermo.

Puede estar pesando en la decisión de mantener el flujo de viajeros desde países altamente afectados a la presión conjunta de los militares de GAESA y los empresarios españoles que operan el 80% de la planta hotelera del País. Ahí prima el capitalismo más salvaje sin Estado de Derecho, así que todo puede ocurrir.

En un País donde falta desde aspirina para los cardiópatas hasta jeringas para extracciones de sangre en los laboratorios, entre miles de carencias y escaseces, plantear que “existen todos los medicamentos en cantidades suficientes para enfrentar la enfermedad” resulta mentira, o cinismo, o ambas cosas a la vez. O quizás ese tema se está operando como un negocio: se ponen los recursos paraproducir realizando luego el barraje mediático subsiguiente con el fin de vender a otros países y organismos de salud internacionales. Todo vale, y en ese caso la poca transparencia tendría, además de razones políticas otraseconómicas.

Algo que sorprende es que mientras en el mundo se suspenden las actividades que reúnan muchas personas en Cuba se continúan celebrando reuniones multitudinarias. En estos días la “onda” es asambleas de los campesinos y la juventud comunista previas a los respectivos congresos con la asistencia segura del nonagenario Machado Ventura discurseando en cada una, mientras los voceros de los medios oficialistas agotan la lista de sinónimos (llama, exhorta, clama, reclama, etc.).

Solamente el día 19 de marzo, con 16 casos confirmados, un fallecido y más de trescientos confinados en observación anuncia el buró político del partido único que “se reprogramarán los eventos y actos” lo cual confirma quién manda —totalitariamente— en todas las instancias gubernamentales y en las llamadas organizaciones de masas. Las facultades otorgadas por el artículo cinco de la constitución al desnudo.

A pesar de la mucha propaganda al respecto, de intervenciones críticas atípicas de los obedientes diputados en las reuniones de la asamblea nacional, la higiene comunal cubana brilla…por su ausencia. El Dengue, Chikunguña y Zika, aquél con más de 40 años de presencia, éstas más  recientes van camino de convertirse en endémicas, mientras que el Aedes goza de excelente salud, bajo esas premisas ¿Qué pasará con COVID19? Veremos.

The following two tabs change content below.
German Manuel Gonzalez

German Manuel Gonzalez

Germán Manuel González Rodríguez Soy Licenciado en Contabilidad y Finanzas (UH) pero la mayor parte de mi vida laboral fue como economista siempre en el sector agropecuario. Trabajé en Venezuela en el diseño, implementación y puesta en marcha de siete empresas de la esfera agroalimentaria y forestal entre el 2006 y el 2009. Actualmente jubilado. Ejercí la docencia como profesor adjunto en la Universidad de La Habana durante veinte años, poseo la categoría docente correspondiente, ha participado en múltiples eventos profesionales en Cuba y en el extranjero y cursado post grados y entrenamientos. Durante muchos años escribí sistemáticamente a instituciones y personalidades sobre la situación del País, nunca recibí respuesta alguna y solo conseguí un expediente abierto en la DGSE. Con la apertura de Internet comencé a escribir artículos sobre temas socio económicos aparecidos en las revistas Palabra Nueva y Vitral, Blondín; en el blog SPDcubano.blogspot.com; en el blog de somos+; en cubaencuentro; desdelaislaperdida.wordpress y otras publicaciones digitales. Filmé hasta veinte videoconferencias para la Academia 1010 de SOMOS+ Considero un ejercicio inútil las polémicas entre los que desean la democracia para Cuba, primero pescar el pez y convertido en pescado entonces discutiremos como cocinarlo, por tanto coopero con todo propósito dirigido a este fin. Soy un convencido, por la Historia y por la lógica, de que solo en democracia se alcanza el desarrollo.

Comentarios con Facebook

comments

, , ,