Metodología para crear y consolidar clubes cívicos en nuestras comunidades.

 

 

Movimiento Político Somos+

 

Los clubes cívicos son espacios informales donde se reúnen varias personas con cierta regularidad a conversar sobre cualquier tema de interés social, literario, cultural, económico, político u otros… funcionan como las tertulias tradicionales y buscan recuperar los espacios de debate y reflexión ciudadanos perdidos por más de medio siglo de censura y destrucción de la confianza entre cubanos.

 

Como todo espacio de encuentro, los participantes esperan que sea ameno, distendido, útil, y sobre todo que les permita participar activamente; que haya debate e intercambio de ideas.

 

Para lograr esto, se requiere contar con cierta experiencia en la organización de estas actividades. Pues una conducción inadecuada de las mismas o la falta de previsión e incorrecta planificación pueden dar al traste con los objetivos de los clubes, dañando la credibilidad de los organizadores y perdiendo la capacidad de convocatoria para siempre.

 

Con el fin de adquirir esta experiencia necesaria, la dirección del movimiento Somos+ fundó el Club Cívico: Canal Café. Espacio donde se pusieron en practica distintas variantes y estilos de realizar los encuentros.

 

De ellos extrajimos tres variantes de probada eficacia y un grupo de recomendaciones generales que se deben tener siempre presentes para organizar con calidad este tipo de encuentros.

 

 

Algunos estilos para desarrollar la actividad

 

  1. Charla + debate: Se invita a una persona especial que pueda desarrollar en pocos minutos (20 máximo) una presentación sobre cualquier tema de interés. Luego, sobre la base de lo expuesto se le permite a los asistentes hacer preguntas o compartir alguna opinión. En estos casos lo más importante es evitar que cada asistente se apropie de la palabra un tiempo excesivo, realizando nuevas exposiciones o dilatando demasiado su intervención. También es muy importante conocer de antemano las características del ponente y pactar el tema, pues algunas charlas pueden resultar aburridas y esto sería muy negativo para un espacio joven que aspira a crecer.
  2. Tema libre, ronda completa: Consiste en que cada invitado traiga su propio tema o lectura para compartir con los demás. Se pacta con antelación que las exposiciones no deben exceder los 3 o 5 minutos dependiendo de la cantidad de asistentes y el tiempo previsto. Esta variante es particularmente interesante pues suelen haber muchas sorpresas que los invitados aportan con temas curiosos e innovadores. En este caso se puede debatir después de cada exposición, cada dos o tres intervenciones ó al final de la ronda… En cualquier caso debe cuidarse el factor tiempo.

 

  1. Debate Técnico: Es la forma más avanzada y formal de los encuentros. Se requiere de al menos dos personas bien preparadas y reconocidas que defiendan puntos de vista distintos sobre algún tema de interés. Ambos deben estar mas o menos equiparados en rango y conocimiento para evitar desbalances notables en la calidad de las exposiciones. El debate debe tener reglas claras, conocidas y aceptadas por todos los asistentes al espacio especialmente de los “contendientes”. Recomendamos que primero se haga una presentación por el moderador del tema y su importancia en la actualidad. Luego se presente a los ponentes del día y como siempre también se salude y agradezca al público asistente. Luego se repasen las reglas del debate. Que pueden consistir en 10 minutos de exposición principal para cada uno, luego tres minutos para replicar lo expuesto en cada caso y luego tres más de contrarréplica. En este punto puede decidirse según el caso si es necesario seguir dando tiempos alternos para no enfriar el calor del debate. En caso de que se considere agotada la base argumental de uno o ambos exponentes se pasa inmediatamente a preguntas del público. Las preguntas recomendamos sean recogidas en algún papelito y las haga el moderador. Esto suele hacerse para evitar requerir constantemente a los que tomen la palabra por no sintetizar sus preguntas lo cual atenta contra la dinámica en algunos casos. Aunque, si el espacio es pequeño y los asistentes no pasan de 15 o 20 puede considerarse prescindir del papelito. La medición estricta e implacable del tiempo es un factor determinante en la calidad de este tipo de encuentros. Se recomienda usar un reloj lo más visible que se pueda para orientar a los expositores e interrumpirlos de forma elegante si se vence su tiempo.

 

Recomendaciones generales, comunes a cualquier estilo:

 

  1. El número aconsejable de personas es entre 8 y 20 como máximo. Con esta cantidad de asistentes se puede lidiar en un espacio doméstico, garantizar una moderación efectiva así como niveles adecuados de interacción y participación sin espacio para distracciones.
  2. Invitar a personas de distintas edades, sexo y nivel escolar. Este contraste aporta notas muy pintorescas e incluso sorprendentes al encuentro.
  3. Invertir tiempo en la planificación de la actividad por sencilla           que ésta parezca.
  4. Tener en cuenta el carácter de cada potencial invitado, su relación con los demás y su capacidad para dialogar.
  5. Cuidar la puntualidad desde el principio para establecer un buen precedente en ese sentido evitando que se haga común el llegar después de la hora indicada. Todo el que llega tarde se pierde parte de las explicaciones y luego distorsiona el debate o hace perder tiempo a los demás explicándole lo ya expuesto.
  6. Garantizar la asistencia de al menos tres personas con cierto reconocimiento profesional y capacidad analítica que aporten las ideas claves, serias, de peso, en el discernimiento de las cuestiones tratadas.
  7. Se deben prever los aseguramientos logísticos para cada encuentro, estudiando las posibles necesidades de los asistentes. (Agua, café, refresco, algo ligero de picar, acceso al baño con todo lo que esto implica, etc…)
  8. El local donde se decidan hacer los encuentros debe ser el mismo siempre que sea posible y debe contar con unas condiciones mínimas que permitan el disfrute del espacio.
  9. No debe permitirse fumar durante el encuentro ni salir a hacerlo a otro lado mientras dure la actividad.
  10. Hay que evitar que las mascotas como perros y gatos (si se tienen) deambulen por el local entre las personas distrayendo la atención o molestando concretamente a los invitados.
  11. El los días más indicados para la realización de los encuentros suelen ser los sábados o domingos y la hora a media tarde. Así no se ve nadie en la necesidad de faltar a su trabajo, no tiene tampoco que madrugar en su día de descanso e incluso le da tiempo a arreglarse y salir por la noche si lo desea.
  12. El moderador debe hablar lo mínimo para mantener la dinámica, la energía y el orden del encuentro, el uso mayor de la palabra debe ser de los asistentes.

Si el tema lo permite, y existen las condiciones es recomendable proyectar algún material audiovisual interesante que no dure más de 5 o 10 minutos.

Comentarios con Facebook

comments

, ,
One comment on “Metodología para crear y consolidar clubes cívicos en nuestras comunidades.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.