SOBERANÍA CONTRA DICTADURA

Por: Dariem Columbié Grave de Peralta.

Muchas son las formas en que se muestra una y otra vez la represión en Cuba. No sé si por ingenuidad o por un sentido arcaico de la decencia, no dejan de sorprenderme. Esto ocurrió el pasado viernes 10 de abril, cuando me disponía a visitar a José Daniel Ferrer.

Ya hacía una semana de su excarcelación y aún no había podido  ir a verlo. A pesar de que la medida que le aplicaran no era nada justa, ya que debieron exonerarlo de todo cargo, es motivo de alegría verlo en casa. Para nadie es un secreto la importancia que tiene para la lucha tener activo a José Daniel.

Me dispuse a ir solo, con la situación actual del Covid-19 no creí pertinente en ese momento, ir acompañado. Al bajarme del transporte y caminar unos metros, me fueron al encuentro dos personas, una mujer vestida de doctora y un hombre vestido de civil. Ambos se acercaron intentando ser muy educados y me explicaron que estaban controlando el acceso a Altamira y que las personas que no residían allí, no podían pasar. Mi primera pregunta fue, ¿Cómo sabían que yo no residía en Altamira? Ni siquiera me habían preguntado donde vivía ni me habían pedido mis documentos.

Tenemos controlados a todos los vecinos y sabemos que usted no reside aquí -dijo el hombre de civil y a continuación hizo un gesto y bajo levemente la cabeza.

La comedia era totalmente inverosímil: Ellos dos deteniéndome solamente a para que no pasara a un barrioinmenso y en todo momento circulando por nuestro lado montón de personas. Yo les pedí que me explicaran esto y en un acto de cansancio y para guardar la forma en lo que ya se estaba convirtiendo en una escena de teatro muy cerca de una parada de ómnibus, la “doctora” dijo con tono de sentencia:

¡COLUMBIÉ! Usted sabe que no puede andar por aquí. Váyase para su casa. Si lo volvemos a ver en cualquier sitio donde usted sabe que no puede estar, lo vamos a acusar por desacato y propagación de epidemias…

Mi perplejidad después de oír semejante descaro no tuvo fin. Debo confesar que me neutralizaron. Yo no lograba entender que estuvieran usando la pandemia y un disfraz de doctora para “regular” mi movimiento como activista.

Este tipo de acciones no me son extrañas. Si comparo con otras detenciones pasadas recuerdo como usaron una ley que “regula” la residencia dentro del país para retenerme durante ocho días en La Habana y luego deportarme a Santiago de Cuba, por encontrarme realizando labores de activismo.

Estamos peleando una guerra con un enemigo que no respeta ni las propias leyes que escribe, está jugando su juego con reglas que cambian a conveniencia en una dictadura cansada,prepotente y omnipotente”.

Y yo me pregunto: ¿Qué armas podemos tener para combatir tal atropello a la democracia?

Solo se me ocurre una respuesta ¡EL PUEBLO SOBERANO!

Dariem Columbié Grave de Peralta

Coordinador Nacional

Movimiento Político Somos+ Cuba

11 de abril de 2020 

The following two tabs change content below.
Dariem Columbie

Dariem Columbie

Nació en Santiago de Cuba el 9 de septiembre de 1982, provincia donde resido actualmente. Es miembro del Movimiento Político Somos + en dicha provincia. Cursó la carrera de Estudios Socioculturales. Realizó estudios en el Centro Onelio Jorge Cardoso. Fue elegido entre los Novísimos de la Narrativa Breve Hispanoamericana en el 2008, donde obtuvo mención por su obra “Dos semanas para la patria”, siendo uno de los 27 autores seleccionados y que hoy integran dicha antología.
Dariem Columbie

Últimos posts de Dariem Columbie (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

One comment on “SOBERANÍA CONTRA DICTADURA
  1. La dictadura no tiene fronteras, como tampoco cumple cabalmente sus propias leyes, sienta sus bases en la represión, el mirdo, el odio, ni un atisbo de democrácia en su actuar.
    Y a pesar re todo forma parte de organismos internacionales que se establecen para controlar que los gobiernos no realicrn esos actos.
    Que hacer?
    -unirnos en contra de tales desmanes,
    -actuar en lo que esté a nuestro alcance,hasta derrocar la dictadura.

Comments are closed.