Ruperto marcha’tras* y decretos con tembleques

Por Germán M. González
En los momentos finales del desmerengamientoentre los soviéticos circulaba un chiste con mímica. Sus gobernantes se representaban:Lenin, hablando y gesticulando… Stalin, apuntando y pum, pum… Nikita, empinando en codo con el pulgar erecto… Brezhnev, con la mano en una palanca de frenos. El agitador de barricada, el asesino genocida, el borrachín irresponsable y el inmovilista en pantomima de quienes gobernaron uno de los peores regímenes que ha padecido la humanidad.
Los cubanos pueden ir ensayando en ese lenguaje sin expresión verbal.
Para sentar antecedentes tenemos un primero que no vacilaba si para ejecutar sus deseos había que fusilar 10 mil compatriotas, desde comandantes rebeldes y generales multi condecorados hasta adolescentes con apenas capacidad legal;al enviar a prisión algunas decenas de miles, al exilio a algunos milloncitos y si un número quizás nunca conocido perecía en el Estrecho de La Florida no se perturbaba. Al abandonar en poder y la vida dejó un país sumido en una deuda externa infinita, un enredo monetario con doble moneda y sobrevaluación de éstas catastrófico, el patrimonio productivo oscilando entre cero (marina mercante y de pesca) y el 20% (agroindustria azucarera) de cuando los estatalizó y en consecuencia una sociedad en descomposición.
El sucesor designado, el hermanísimo, se las ha ingeniado para no resolver ninguna de los temas heredados, manosearlos, meter algunos discursos dramáticos quejándose amargamente de ellos… y por otra parte deificar al responsable y generador de todos los problemas pues a poder absoluto responsabilidad absoluta. Actitud más contradictoria imposible.
El casi nonagenario general traspasa el poder, mejor dicho, la responsabilidad con poder limitado por ahora—hasta que ocupe el olimpo partidista según el mismo dictaminó— a un producto de laboratorio, política de cuadros del partido le llaman, sin percatarse que las cualidades necesarias para trepar por las escalas burocrática del partido&gobierno son exactamente las contrarias que las necesarias cuando se enfrente con las duras realidades presentes y las más pétreas futuras. A la cima se llega como el águila, volando, o como la serpiente, arrastrándose. Díaz-Canel no parece un águila precisamente.
Por el momento, independientemente del despliegue mediático para presentarlo como una nueva edición de Fidel Castro, no ha comenzado bien. Giras por países con situaciones sociopolíticas y económicas peores que las de Cuba (a pesar de descensos abruptos ocupa el lugar 69º del Índice de Desarrollo Humano de la ONU, los visitados están del 90º como China, al 177º como Corea del Norte). La empecinada alianza con regímenes desprestigiados internacionalmente como los de Venezuela y Nicaragua tampoco ayuda y la cooperación con la Unión Europea y especialmente con España en el intento de recolonización a la larga le pasará la cuenta.
Hay que reconocer que sus circunstancias resultan complejas. El 60% de la economía en manos de GAESA, el complejo empresarial de las fuerzas armadas, donde los organismos de gobierno (contraloría, fiscalía, tribunales) no pueden meter la nariz. Un general multi estrellado en cada región actuando como procónsul con poderes sobre las estructuras partido&gobierno provinciales y municipales. El casi nonagenario general con la vista clavada en su nuca, y los oídos abiertos a chismosos de las fuerzas armadas y los órganos de inteligencia. Y todos los gobiernos del mundo, aunque lo disimulen por conveniencia (ej.Pedro Sánchez) conociendo que no es un Presidente, sino “presidente” con minúscula y entrecomillado.
La marcha atrás y el bamboleo en los dos temas candentes de los últimos días (en el plano nacional) no dejan una buena impresión. En Cuba se sabe de quién es la iniciativa legislativa, surge “de arriba”. La cúpula del partido&gobierno, duplicada en el buró político y el consejo de estado, toma el acuerdo, se nombra la comisión (con gente del aparato partidista y de los ministerios implicados como asesores) y la legislación ya cocida (o cosida) se presenta al buró político, comité central y a la asamblea nacional, aprobada unánimemente en todas las instancias y convertida en Ley, en ocasiones meses después de estar aplicándose.
El “paquetazo” para el cuentapropismo y el decreto 349 para la creación artística acaban de ser modificados o aplazada su puesta en vigor, luego de tensiones sociales desacostumbradas en Cuba, habituada a que para Fidel Castro la creación artística se definía “los que no están conmigo están sinmigo” o más cultamente “dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada” y como él personalmente definía qué estaba conmigo o dentro de la revolución no había lugar a mucha discusión: lo que estaba sinmigo o fuera podía pasar por el paredón, el presidio o el exilio. El cuentapropismo simplemente no existía ni podía existir para quien de un golpe eliminó todos los timbiriches (bautizados así por él mismo) el 13 de Marzo de 1968.
Silvio Rodríguez, en su blog segundacita criticó el decreto 249 y de paso escribió que “a nuestro presidente le pusieron delante a firmar algo no hecho como se debía”. Ante eso surge la duda: “nuestro presidente” es imbécil por no entender lo que firma o irresponsable por no leerlo.
Por otra parte este fin de año no pinta bien. Resultados económico productivos pésimos en una deprimida economía, desestabilizado el abastecimiento de tres productos fundamentales en la magra dieta del cubano de abajo y de adentro: pan, huevo y arroz. La ropa reciclada que tantos problemas les resuelve sigue ausente de las trapishoping y existe la amenaza de la escasez de combustibles con los consiguientes apagones dado el crack venezolano. Afectados los ingresos por la terminación de Mais Médicos y por ende retraimiento de prestamistas y proveedores. AMLO desmintiendo ser el sustituto de Lula-Dilma en la renta de personal médico.Todo entre las principales amenazas de complicarle la vida al ahora culpable, para los de arriba y los de abajo, de todos los males.
Una última idea: ni Adolfo Suárez ni Mijaíl Gorbachov trataron de hacer una transición, intentaron un continuismo al que la vida le pasó por encima. Al #somoscontinuidad pudiera pasarle lo mismo, más temprano que tarde.
*Personaje de popular programa televisivo.
The following two tabs change content below.
Redacción Somos+

Redacción Somos+

Comentarios con Facebook

comments

, , ,